domingo, 29 de junio de 2008

Una velada inolvidable en mi memoria





El pasado día 14 de junio compartí en Santander (Liencres) una dulce velada con Belén y Quique, dos seres impresionantes capaces de hacer sentir bien al más desdichado.
Cenamos pizza, acompañada de Möet & Chandon, como no! pizza con champagne francés, con un par!!!!!
Como buenos gallegos pusimos la guinda con " una copita" de licor café casero
Belén leyó un poema impresionante de Mario Benedetti. Gracias amiga por compartir con nosotros las instrucciones para dar cuerda a nuestro reloj de pecho.



¿ Cómo harte saber que siempre hay tiempo?

que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo.

Que nadie establece normas salvo la vida.

Que la vida sin ciertas normas pierde la forma.

Que la forma no se pierde con abrirnos

Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.

Que no está prohibido amar.

Que también se puede odiar.

Que el odio y el amor son afectos.

Que la agresión porque si, hiere mucho.

Que las heridas se cierran.

Que las puertas no deben cerrarse.

Que la mayor puerta es el afecto.

Que los afectos nos definen.

Que definirse no es remar contracorriente.
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja.

Que para buscar un equilibrio no importa ser tibio.

Que negar palabras implica abrir distancias.

Que encontrarse es muy hermoso.

Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida.

Que la vida parte del sexo.

Que el " por qué" de los niños tiene un por qué.

Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad.

Que para saber todo de todos es curiosidad malsana.

Que nunca está de más agradecer.

Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo.

Que para no estar solo hay que dar.

Que para dar debimos recibir antes.

Que para que nos den también hay que saber como pedir.

Que saber pedir no es regalarse.

Que regalarse es en definitiva no quererse.

Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos.

Que para que alguien sea hay que ayudarlo.

Que ayudar es poder alentar y apoyar.

Que adular no es ayudar.

Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara

Que las cosas cara a cara son honestas.

Que nadie es honesto porque no roba.

Que el que roba no es ladrón por placer.

Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo.

Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte.

Que se puede estar muerto en vida.

Que se siente con el cuerpo y la mente.

Que con los oidos se escucha.

Que cuesta ser sensible y no herirse.

Que herirse no es desangrarse.

Que para no ser heridos levantamos muros...

Que quien siembra muros no recoge nada.

Que casi todos somos albañiles de muros.

Que sería mejor construir puentes.

Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve.

Que volver no implica retroceder.

Que retraceder también puede ser avanzar.

Que no por mucho avanzar se amanece cerca del sol.

Mario Benedetti

1 comentario:

azpeitia dijo...

Benedetti es grande, todos los poetas son grandes, porque sienten, sueñan y ponen su vida en las manos de los demás...la forma no lo es todo...lo importante es lo que eres capaz de dar...tú haces todos los días poesía con tu trabajo...tu también eres Benedetti para tus pacientes...un beso de azpeitia