viernes, 22 de enero de 2010

LOS RECUERDOS DE LOS SENTIDOS



Los recuerdos son una manera de mantener vivas las experiencias pasadas.
Es a través de nuestros sentidos que a veces somos capaces de evocar antiguas vivencias que dejaron una huella importante en nuestra vida.
Basta percibir un olor para que "volemos" y lleguemos a ese instante donde ese olor nos hizo sentir.
Los recuerdos son algo que ya no está, pero que forman parte de nuestro ser, hacen que el pasado esté en nuestro presente. Recordar es volver a vivir, y según muchos expertos persisten incluso cuando ya se han olvidado.

Recordar la sensación de un abrazo, el tacto de una piel, el sabor de unos labios, pueden conseguir que veamos nuevamente la cara del ser amado aunque ya no esté ...
Escuchar una canción puede transportarnos a ese instante en que esa composición de sonidos hizo que sintiéramos que todo era magia.
Una foto, una poesia, pequeños objetos que sobreviven a cualquier tipo de mudanza, talismanes que nos acompañan y que nos mantienen "atados" a quien nos los dio.

A través del color del trigo el zorro era capaz de recordar al principito...

Lugares que antes eran indiferentes para nosotros logran que nuestro corazón se desboque con solo escuchar nombrarlos. Una palabra, una frase, el color de una piel, una voz, pueden hacernos volver la vista atrás.

Hay recuerdos que son capaces de despertarnos estas sensaciones porque no viven en nuestra cabeza, sino que viven en nuestro corazón, y es entoncés cuando la mejor manera de ver es cerrando los ojos.

Pero los recuerdos son sólo eso, y nos pueden llenar de nostalgia si es lo único que tenemos, por lo que hay que ordenárlos y de vez en cuando, aunque nos cueste, tenemos que limpiar nuestro almacén interior.

Debemos probar, mirar, escuchar, oler y tocar cosas nuevas, no podemos permitir que el recuerdo del sabor de una tarta de queso impida que disfrutemos de dulces más sabrosos.

M.V. Núñez

12 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Mola la quinta estaciçon=...

Saludos y un abrazo enorme.

Zahúrda dijo...

Rocordando el tiempo que he pasado a tu lado me cuesta imaginar que la vida pueda ser más dulce.

Bonito escrito Victoria y muy cierto, hay ciertos olores o sabores que me recuerdan a mi niñez.

Un besote enorme.

7 dijo...

Muller
ti que fuches a Niger...
que lembranza dunha sonrisa
traes
que o mundo
ten un poiquiño mais de
ledicia...
que sonrisa
na memoria....!!!
¿quen o mide?

Gracias, chegoume moito tua felicitación, un abraxo

floro del monte dijo...

El olor a tierra mojada, el olor de su cuerpo...mmmmmmm. Moitos bicos

santiago dijo...

los recuerdos son parte de nuestra vida, sin ellos no podemos vivir.
Un abrazo y un placer saludarte

Juancar dijo...

La has clavao!!! Hay muchas cosas que pueden hacernos retroceder en el tiempo, a mi me ocurre muchas veecs si escucho una canción...¡que recuerdos!

Un beso

María dijo...

Hola, Victoria:

Antes que nada quiero darte las gracias por el poema que has dejado en mi blog, me ha encantado.

En cuanto a tu post, te diré que los recuerdos siempre que sean gratificantes son positivos para nuestro interior, porque nos llegan a abrazar, pero no podemos pasarnos el día viviendo de ellos, debemos seguir caminando, y vivir el instante porque la vida son dos días.

Me encantó tu post, Victoria.

Un abrazo.

7 dijo...

Gracias por acordarte Victoria
yo tambien te deseo feliz Año y feliz vida
hace poco, cuando el terremoto me acorde de ti, de Niger, de un monton de cosas que ahora no sabría explicar
quizas es por que eres enfermera
o que tu corzon tiene como la semilla de un árbol
una predisposición...
te admiro

gracias por acordarte

Zahúrda dijo...

Es curioso como nuestra mente, si hechamos la vista atrás, solo nos muestra los buenos momentos y los malos los olvida, debe ser porque son los buenos momentos los que deben permanecer en nuestros recuerdos y los que no debemos olvidar por mucho que pase el tiempo.

María, no hay que vivir de los recuerdos, pero tampoco hay que olvidarlos.

El Ente dijo...

asi es Victoria... un simple olor... y volvemos a ser niñ@s..

muchos besos y perdona mi ausencia... trabajo, trabajo y trabajo... QUIERO UNAS VACACIONESSSS jjajaja...

alas de vida dijo...

Creo que los recuerdos van y vienen a nuestra mente, como las olas de mar a una orilla, no podemos intentar olvidar, por que es traer a nuestra orilla una y otra vez la ola que no que queremos que esté. Creo que lo es saber clasificarlos bien, incluso cuando aparecen así, con la sutileza de un gesto, de una nota..

AURORA SANZ DIEGUEZ dijo...

Muy lindo. Bikiños, guapa!!