lunes, 26 de abril de 2010



-Me voy- dije yo
-Te esperaré- contestaste
-Quizás no vuelva
-Aún así...
Y volví..., y ahí estabas tú
con las alas abiertas
para calmar mi llanto...

15 comentarios:

Suso dijo...

Es bueno tener un hombro al que volver..
bonito texto.
Besos

Zahúrda dijo...

Que bonito, me gusta como escribes y te expresas.

Besitos.

María dijo...

Tener a alguien siempre cerca, aún en la distancia, en los peores momentos, es lo más grande.

Un beso, Victoria.

eva dijo...

a eso le llamo yo un amigo.
un biquiño guapa

ourensan@ dijo...

Dolorosamente hermoso.

ourensan@ dijo...

"Estaré cuando quieras que esté", me dijo como despedida.

alas de vida dijo...

A veces hay que irse para poder volver y seguir, y es cuando te das cuenta que quizás una parte de ti nunca se fue, o que te llevaste al otro contigo....Un abrazo.

7 dijo...

vamos e imos
pola vida como
empuxados
polo vento...

sempre e bo ter
algun lugar onde
descansar
ou soñar...


un abraxo bolboreta

El Ente dijo...

aunque no veas... siempre está

Hermoso y triste a la vez Victoria...

Un beso!!

Ricardo J. Román dijo...

Siempre habrá un retorno, aunque sea en los pensamientos.

Saludos.-

La sonrisa de Hiperión dijo...

No llores... siempre hay tiempo por delante para curar heridas y distancias...

Saludos y un abrazo

David Gerbolés Pérez dijo...

Muy bonito y muy bien expresado.

Besos.

alas de vida dijo...

me he pasado a dejarte un abrazo. Deseo estés bien.

7 dijo...

una mano abierta

a la esperanza y la vida...

Rubén Márquez dijo...

Pues merecía la pena esperar, al igual que volver...

Un abrazo!