lunes, 11 de mayo de 2009

El destino

Cuento Zen:


Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado que ganaría, pero sus hombres estaban llenos de duda. Camino a la batalla, se detuvieron en una capilla. Después de rezar con sus hombres, el general sacó una moneda y dijo:
-”Ahora tiraré esta moneda. Si es cara, ganaremos. Se es cruz, perderemos. El destino se revelará“.
Tiró la moneda en el aire y todos miraron atentos como aterrizaba. Era cara. Los soldados estaban tan contentos y confiados que atacaron vigorosamente al enemigo y consiguieron la victoria.
Después de la batalla, un teniente le dijo el general:
-”Nadie puede cambiar el destino“.
-”Es verdad” contestó el general mientras mostraba la moneda al teniente. Tenía cara en ambos lados.

14 comentarios:

Juancar dijo...

Genial!!! Me ha encantado Victoria. Es como lo que decía yo d ela risoterapia el otro día, según afrontes las cosas son de una u otra manera.

Muchos besitos
PD: Pasame esa moneda porfa

Anónimo dijo...

Lo malo es que hubieran perdido, que es también lo que pasa muchas veces. Eso no lo cuentan estos cuentos, por desgracia, y mucha gente acaba desilusionada cuando no ocurren así las cosas.

Carlos dijo...

Me ha gustado la historia, el destino esta escrito y nada lo puede cambiar, sorprendente lo de la moneda de las dos caras.

Jose dijo...

Me ha encantado!!una técnica muy simple y básica de motivación. Y en las guerras eso ha sido fuerza muy potente ;)

Yo hago otra lectura del cuento (si se me permite): el destino esta escrito, a veces incluso puede parecer muy evidente, pero siempre hay una pequeña incisión que podemos cambiar y entonces voltear al destino. En este cuento estaban destinados a perder, pero una moneda de dos caras y las palabras de un hombre intentando infundir valor hiceron que el destino se quedara con dos palmos de narices.

eva dijo...

Victoria, yo también quiero esa moneda, soy de la opinión que no se puede cambiar, aunque lo intentemos, tarde o temprano sucederá lo que tenia que pasar. Biquiños

Gaby dijo...

Si es que visualizar la victoria antes de empezar, es ya tener la mitad del camino ganado. :)

Alatriste dijo...

El cuento es maravilloso y para mí, significa que cada uno crea su propio destino. Es lo que yo intento, amiga, pero por unas cosas u otras, siempre termino fracasando y eso es lo que me quema. Realmente me siento muy solo y eso me aturde, pues es algo que jamás busqué. Me quedo con tus palabras y seguiré luchando. Gracias por estar ahí. Besos.

alas de vida dijo...

...Confiar, fe, es lo que trae las victorias..
Espero que consigas muchas. Besos

noelia dijo...

Cada uno al fin y al cabo se hace su destino.......
Es un cuento de la vida misma.... ojala tu vida se llene de muchas victorias.
un beso

Cuspedepita dijo...

Está claro que ter boas expectativas e ser positivo/a supón unha porcentaxe alta de probabilidades de victoria, en todas as batallas, tamén nas persoais.

Apertas

Cuspedepita dijo...

Ahhhh, esquecíame de dicirche que che deixei un convite en Cuspe por se queres participar no concurso para gañar unha fin de semana nunha cara rural. Vai ver se che apetece :)

Bicossss

Abelardo Manuel Martinez dijo...

Bueno, para que veas, a veces el tener confianza en uno mismo es la clave de todo; bonito relato

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre me han gustado mucho los cuentos, será porque soy muy cuentista?
jjajaja

Saludos

Alatriste dijo...

¿Cómo estás guapa?, ¿todo bien? A ver si imaginas una nueva historia pronto. Un besazo y cuídate.